El Burj Khalifa y los vodkas verticales



Uno de los primeros grandes eventos de esta nueva década fue la inauguración en Dubái del Burj Khalifa, el edificio más alto del mundo.

La imagen de arriba habla por sí misma. La industria de los bienes raíces y la de las bebidas espirituosas han compartido una misma trayectoria en la última década. La fiebre por crear botellas de vodka cada vez más altas sólo fue comparable con la carrera por construir rascacielos cada vez más altos.

Pero en realidad esto tiene sentido. La necesidad de destacarse en la barra de un bar no es en nada diferente a la necesidad de destacarse en el horizonte. La comparación es obvia al leer este artículo en el New Tork Times.

Agradecemos especialmente a
Richard Shear por su artículo publicado en The Package Unseen 

1 comentario:

Advertising Agency York dijo...

Love the Mini Cooper marketing. Fantastic!